En el momento en el que un ser querido fallece, a veces, es necesario iniciar una «investigación» para conocer si existen posibles bienes en herencia y quienes serían los beneficiados.

Estamos ante un abanico de posibilidades dependiendo de si dejó o no testamento y, en el caso de que hubiese, a quién puede dejar como posibles sucesores. Es por ello que necesitamos conocer el procedimiento para saber si podemos vernos en esa situación de posible heredero.

  1. En primer lugar, debes saber si eres heredero o no porque, en el caso de que lo seas, nadie te va a avisar para comunicártelo, a no ser que el fallecido lo indique expresamente. Para ello, es necesario conseguir un certificado de defunción que se solicita en el Registro Civil del lugar de fallecimiento de manera gratuita. Será preciso conocer la fecha en la que se produjo el fallecimiento.
  2. Después, será necesario obtener el certificado de Últimas Voluntades que se puede solicitar por vía telemática en el Registro de Actos de Última Voluntad, de la sede electrónica del Ministerio de Justicia. En él figurará si el fallecido había otorgado testamento o no, la fecha y el notario que lo firmó. Dicho documento tendrá un precio alrededor de los 5 euros y, para obtenerlo, es necesario tener ya en nuestro poder el certificado anterior de defunción.
  3. Finalmente, habrá que acudir al notario y solicitar una copia del testamento. Es necesario ir con los dos certificados anteriores y con el documento de identidad para identificar qué grado de parentesco había con el difunto. En el supuesto de que no exista ningún vínculo con el fallecido, el notario puede negarse a facilitar una copia del testamento.

Una vez seamos conocedores de si somos herederos y sobre qué bienes, podremos aceptar o no la herencia.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.