Encontrar las palabras para despedir a un ser querido cuando fallece puede ser difícil. Dado que los funerales no religiosos y humanistas son cada vez más populares, muchas personas recurren a Internet y a los libros para encontrar la lectura no religiosa perfecta.

Si está organizando un funeral para alguien que no tenía ninguna creencia religiosa, puede incluir un poema o lectura funeraria popular en el orden del servicio. Las lecturas y los poemas funerarios no religiosos pueden ayudar a reconocer el fallecimiento de un ser querido y reconfortar a los asistentes.

Lecturas y poemas para funerales nos ofrecen una forma de expresar nuestros sentimientos por la pérdida de un ser querido. Se utilizan durante los funerales, los servicios conmemorativos y otras celebraciones para rendir homenaje al fallecido, evocar recuerdos y ofrecer consuelo a los que están de luto. Lo normal es utilizar dos o tres lecturas, aunque se pueden utilizar más o menos, dependiendo del servicio que se esté diseñando. Las lecturas pueden ser profanas, religiosas o una combinación de ambas. La poesía, las citas, las letras de canciones, los pasajes bíblicos o narrativos pueden ser complementos apropiados y hermosos para un servicio.

Debido a que las lecturas funerarias están disponibles en tantas formas y estilos, decidir sobre las lecturas correctas a utilizar puede ser abrumador. Para ayudar a reducir sus opciones, considere las siguientes preguntas.

  • ¿Es el pasaje, el poema o la cita un favorito del difunto?
  • ¿La lectura le provoca recuerdos del fallecido?
  • ¿Ilustrará la lectura algún aspecto de la personalidad o la filosofía de vida del difunto?
  • ¿Comunicará la lectura emociones?
  • ¿Qué pensaría el difunto de la lectura?
  • ¿Es la lectura respetuosa y apropiada?
  • ¿Expresa la lectura lo que usted siente?
  • ¿Ofrecerá la lectura consuelo a los dolientes?


Lecturas para funerales no religiosos

Las lecturas funerarias laicas son aquellas que no están asociadas a un contexto religioso. Un ejemplo de este tipo de lectura funeraria sería un extracto de un libro o una obra de teatro. Una opción popular se llama A los que lloran de «El cuaderno de Rebeca» de Daphne Du Maurie.

Yo diría a los que están de luto -y sólo puedo hablar por mi propia experiencia- que consideren cada día que llega como un reto, como una prueba de valor. El dolor vendrá en oleadas, algunos días peor que otros, sin razón aparente. Acepta el dolor. No lo reprimas. Nunca intentes ocultar el dolor de ti mismo. Poco a poco, al igual que los sordos, los ciegos, los minusválidos, desarrollan con el tiempo un sentido adicional para equilibrar la discapacidad, así los afligidos, los viudos, encontrarán una nueva fuerza, una nueva visión, nacida del propio dolor y de la soledad que parecen, al principio, imposibles de dominar. Me dirijo especialmente a las personas de mediana edad que, como yo, recuerdan más de treinta años de vida conyugal y les resulta más difícil adaptarse. Los jóvenes deben, por su propia naturaleza, curarse antes que nosotros.

A continuación, algunas lecturas y poemas populares para un funeral no religioso

Lecturas para funerales o exequias:


«CUANDO ESTÉ MUERTO, MI QUERIDO» DE CHRISTINA ROSSETTI
Este poema enumera algunas de las cosas que la gente hace como parte de un funeral tradicional, como colocar flores en el lugar de la tumba, escribir canciones tristes y plantar árboles, y pide que no se observen estos rituales de duelo. La sugerencia es que el duelo es algo muy personal, que debe ser observado de manera personal.Lecturas para funerales

Cuando haya muerto, mis queridos
No cantes canciones tristes para mí;
No plantes rosas en mi cabeza,
ni cipreses sombríos:
Sé la hierba verde sobre mí
con lluvias y gotas de rocío;
Y si quieres, recuerda,
Y si quieres, olvida.
No veré las sombras,
No sentiré la lluvia;
No oiré al ruiseñor
cantar, como si tuviera dolor:
Y soñando a través del crepúsculo
Que no se levanta ni se pone,
tal vez recuerde,
y tal vez pueda olvidar.

«LA VIDA QUE TENGO» DE LEO MARKS
Escrito originalmente por Marks cuando se enteró de la muerte de su novia, este poema es una elección sentida que habla del amor eterno, lo que lo convierte en una lectura fúnebre popular para la pérdida de un ser querido.

La vida que tengo
Es todo lo que tengo
Y la vida que tengo
Es la tuya
El amor que tengo
De la vida que tengo
Es tuyo y tuyo y tuyo
Un sueño que tendré
Un descanso que tendré
Pero la muerte no será más que una pausa
Para la paz de mis años
En la larga y verde hierba
Será tuya y tuya y tuya.

«LA MUERTE (SI ME VOY)» DE JOYCE GRENFELL
Grenfell escribió varios poemas que abordan la muerte y la pérdida. Este poema positivo y edificante es uno de los más conocidos y suele leerse en los funerales.

Si me voy antes que los demás
No rompas una flor ni inscribas una piedra
ni habléis cuando me vaya con voz de domingo
Sino que seáis los mismos de siempre que he conocido
Llorad si debéis
La despedida es un infierno
Pero la vida sigue
Así que cantad también.

«LOS CAMINOS NO CESAN» POR J. R. R. TOLKIEN
El siguiente pasaje está tomado de «El Señor de los Anillos». Es una lectura ideal para un funeral, porque Bilbo reconoce con gracia que su viaje ha terminado y da a los demás una bendición para «un nuevo viaje».

Los caminos siguen siempre adelante,
Por encima de las rocas y bajo los árboles,
Por cuevas donde nunca ha brillado el sol,
Por arroyos que nunca encuentran el mar;
Sobre la nieve sembrada por el invierno,
Y a través de las alegres flores de junio,
Sobre hierba y sobre piedra,
Y bajo las montañas en la luna.
Los caminos van siempre adelante
Bajo las nubes y bajo las estrellas,
Sin embargo, los pies que vagan han ido
se dirigen al fin al hogar lejano.
Ojos que han visto el fuego y la espada
Y el horror en los salones de piedra
Miran por fin los prados verdes
Y árboles y colinas que han conocido durante mucho tiempo.
Los caminos siguen y siguen
Desde la puerta donde comenzó.
Ahora el camino ha ido muy lejos,
¡Que lo sigan otros que puedan!
Que comiencen un nuevo viaje,
Pero yo, al fin, con los pies cansados
me volveré hacia la posada iluminada,
Mi descanso nocturno y mi sueño se encontrarán.

«LA MUERTE HACE QUE UNA COSA SEA SIGNIFICATIVA» DE EMILY DICKINSON
Este poema se centra en cómo la pérdida puede volvernos sentimentales. Dickinson dice que, tras una muerte, los seres queridos suelen apreciar las cosas que dejan atrás, sin importar lo insignificantes que parezcan antes de morir.

La muerte hace que una cosa sea significativa
El ojo se había apresurado a pasar,
Excepto una criatura perecida
Nos invita a la ternura
A reflexionar sobre las pequeñas obras
En crayón o en lana,
Con «Esto fue lo último que hicieron sus dedos»
Trabajando hasta que
El dedal pesaba demasiado,
Las puntadas se detenían solas,
Y entonces fue puesto entre el polvo
En los estantes del armario.
Un libro que tengo, me lo dio un amigo,
Cuyo lápiz, aquí y allá,
Había anotado el lugar que le gustaba, —
En el descanso de sus dedos son.
Ahora, cuando leo, no leo,
Porque las lágrimas que interrumpen
borran los grabados
Demasiado costosas para repararlas.

«TOCA MÚSICA ALEGRE EN MI FUNERAL» POR RICHARD GREENE
Como su nombre indica, este poema sería una lectura fúnebre ideal para alguien con sentido del humor. El poema insta a los asistentes al funeral a prescindir de los versos funerarios tradicionales y a disfrutar de la música. Considere la posibilidad de acompañar este poema con una música fúnebre adecuada.

En los últimos años me he puesto a pensar en mi funeral
y he decidido hacer una petición primordial:
poner música alegre en ese ritual.
De qué sirve amontonar cantos fúnebres
u otras melodías lúgubres?
No estaré allí para ser gratificado por el duelo
y si pudiera sintonizar
me alegraría ver a los presentes tener un poco de alivio.
Dixieland estaría bien.
Joplin estaría bien.
Algo de Fats Waller sin duda serviría.
Esos primeros jazzistas sabían lo que hacían
cuando se pusieron a hacer marchas fúnebres con swing.
Así que hazme vibrar, por favor, con una melodía emocionante.

«QUERIDA Y ENCANTADORA MUERTE» DE LANGSTON HUGHES
Este poema es una opción popular para una lectura funeraria no religiosa para un niño o joven. En lugar de centrarse en la finalidad de la muerte, sugiere que ésta sólo cambia las cosas. El poema puede ofrecer consuelo en un momento difícil y podría ser una buena opción para un funeral humanista.

Querida y encantadora muerte
Que toma todas las cosas bajo el ala-
Nunca para matar
Sólo para cambiar
En otra cosa
Esta carne que sufre,
Para hacerla más o menos,
Pero no la misma…
Querida y encantadora Muerte,
El cambio es tu otro nombre.

«RÉQUIEM» DE ROBERT LOUIS STEVENSON
A pesar de haber sido escrito catorce años antes de su muerte, este poema está inscrito en la lápida del autor. Robert Louis Stevenson era un famoso ateo, por lo que el poema es una opción popular de lectura funeraria no religiosa.

Bajo el amplio y estrellado cielo
Cava la tumba y déjame morir.
Alegre viví y alegre morí,
Y me acosté con voluntad
Este sea el verso que sepulte para mí:
Aquí yace donde anhelaba estar;
El hogar es el marinero, el hogar del mar,
Y el cazador a casa desde la colina.

«ADIÓS, DULCE POLVO» DE ELINOR WYLIE
Este poema funerario se centra en el esparcimiento de las cenizas de un ser querido, por lo que es ideal para utilizarlo en una cremación, al esparcir las cenizas o en otra ceremonia no religiosa.

Ahora que te he perdido, debo esparcir
Todos ustedes en el aire a partir de ahora;
No es que a mí me importe
Pero es justo para el resto de la tierra.
Ahora especialmente, cuando es invierno
Y el sol no es ni la mitad de brillante que era,
¿Quién no se alegraría de encontrar una astilla
Que una vez fuiste tú en la hierba congelada?
Los copos de nieve, también, serán de plumas más suaves,
Las nubes, tal vez, serán más blancas;
La lluvia, cuyo brillo atrapaste y recogiste,
La plata más pura habrá reasumido.
Adiós, dulce polvo; nunca fui un avaro:
Una vez, por un minuto, te hice mía:
Ahora te has ido, no soy más sabio
Pero las hojas del sauce son tan brillantes como el vino.

«NO TE PARES EN MI TUMBA Y LLORES» POR MARY ELIZABETH FRYE
Un poderoso poema funerario para quienes se enfrentan al dolor. El poema se centra en la creencia de que nuestros seres queridos están a nuestro alrededor, sin mensajes ni matices religiosos.

No te pares en mi tumba y llores
No estoy allí. No duermo.
Soy mil vientos que soplan.
Soy los destellos de los diamantes en la nieve.
Soy la luz del sol sobre el grano maduro.
Soy la suave lluvia de otoño.
Cuando te despiertas en el silencio de la mañana,
soy el rápido y elevado ritmo de los pájaros que vuelan en círculos
de los pájaros silenciosos que vuelan en círculos.
Soy las suaves estrellas que brillan en la noche.
No te quedes llorando junto a mi tumba;
No estoy allí. No he muerto.

«INTIMIDADES DE LA INMORTALIDAD» DE WILLIAM WORDSWORTH
Este poema fúnebre pretende recordar a los dolientes que la muerte no tiene por qué ser el final.

Aunque el resplandor que una vez fue tan brillante~
Se aleje ahora para siempre de mi vista,
Aunque nada pueda devolver la hora
De esplendor en la hierba, de gloria en la flor;
No nos afligiremos, sino que encontraremos
Fuerza en lo que queda atrás.

«FUNERAL BLUES» DE W. H. AUDEN
Este popular poema fúnebre apareció en la película «Cuatro bodas y un funeral». El poema no es religioso, sino que se centra en los temas principales del dolor, el amor, la muerte, el luto y la mundanidad de la vida ahora que esa persona se ha ido.

Parar todos los relojes, cortar el teléfono,
evitar que el perro ladre con un jugoso hueso,
Silenciar los pianos y con tambor apagado
Saca el ataúd, que vengan los dolientes.
Que los aviones giren gimiendo sobre sus cabezas
Garabateando en el cielo el mensaje «Ha muerto»,
Pongan arcos de crepé alrededor de los cuellos blancos de las palomas públicas,
Que los policías de tráfico lleven guantes negros de algodón.
Él era mi norte, mi sur, mi este y mi oeste,
Mi semana de trabajo y mi domingo de descanso,
Mi mediodía, mi medianoche, mi charla, mi canción;
Pensé que el amor duraría para siempre: me equivoqué
Las estrellas no se quieren ahora: apaga cada una;
Recoge la luna y desmantela el sol;
Vierte el océano y barre el bosque,
Porque ya nada puede ser bueno.

«ELLA SE HA IDO» DE DAVID HARKINS
A menudo se considera un poema funerario no religioso ideal para mamá, esta lectura se centra en un sentimiento de gratitud por todo lo que su ser querido ha dejado atrás. Puede editarse para leer «Se ha ido» para crear un poema funerario para papá o un ser querido masculino.

Puedes derramar lágrimas porque se ha ido
O puedes sonreír porque ha vivido
Puedes cerrar los ojos y rezar para que vuelva
O puedes abrir los ojos y ver todo lo que ha dejado
Tu corazón puede estar vacío porque no puedes verla
O puedes estar lleno del amor que compartisteis
Puedes darle la espalda al mañana y vivir el ayer
O puedes ser feliz por el mañana gracias al ayer
Puedes recordarla y sólo recordar que se ha ido
O puedes apreciar su memoria y dejarla vivir
Puedes llorar y cerrar tu mente, estar vacío y darle la espalda
O puedes hacer lo que ella querría: sonreír, abrir los ojos, amar y seguir adelante.

«NO MATTER WHAT» DE DEBI GLIORI
No importa qué es un libro de cuentos infantiles que enseña a los niños sobre el amor y la pérdida. Sería una lectura encantadora para el funeral de una madre o un padre que ha dejado hijos pequeños.

Dijo Small: «¿Pero qué pasará cuando estés muerto y te hayas ido? ¿Me querrás entonces? ¿Sigue el amor?».
Large abrazó a Small mientras miraban la noche, la luna en la oscuridad y las estrellas brillando.
«Small, mira las estrellas: cómo brillan y resplandecen. Sin embargo, algunas de esas estrellas murieron hace mucho tiempo. Aún así, brillan en los cielos de la noche… el amor, como la luz de las estrellas, nunca muere».

Continuando con nuestra lista para lectura de funerales, vamos a recopiar unas citas célebres que también podrías usar.

Lecturas para funerales «citas célebres»

Fuera de la soledad por Henri Nouwen

Cuando nos preguntamos honestamente qué persona de nuestra vida significa más para nosotros, a menudo descubrimos que es aquella que, en lugar de dar muchos consejos, soluciones o curas, ha elegido más bien compartir nuestro dolor y tocar nuestras heridas con una mano suave y tierna. El amigo que puede guardar silencio con nosotros en un momento de desesperación o confusión, que puede quedarse con nosotros en una hora de dolor o duelo, que puede tolerar no saber, no curar, no sanar y enfrentar con nosotros la realidad de nuestra impotencia, ese es un amigo que se preocupa.

De Julio César, de William Shakespeare

Los cobardes mueren muchas veces antes de morir; los valientes no prueban la muerte más que una vez. De todas las maravillas que he oído, me parece más extraño que los hombres teman; Viendo que la muerte, un fin necesario, Llegará cuando llegue.

Leigh Hunt, de una carta sobre la muerte de John Keats

Decidle que todos llevaremos su recuerdo en lo más preciado de nuestro corazón, y que el mundo inclinará su cabeza ante él, como lo hacen nuestros amores. Dile que el más escéptico de nosotros tiene suficiente fe en las cosas elevadas que la naturaleza pone en nuestras cabezas, para pensar que todos los que están de acuerdo en la mente y el corazón, están viajando a un mismo lugar, y se unirán de alguna manera u otra de nuevo cara a cara, mutuamente conscientes, mutuamente encantados. Dile que sólo está delante de nosotros en el camino, como lo estuvo en todo lo demás, y que nosotros vamos detrás de él.

De La Apología de Sócrates (Platón, traducción de B. Jowett)

Hay una gran razón para esperar que la muerte sea un bien; porque una de dos cosas: o la muerte es un estado de nada y de total inconsciencia, o como dicen los hombres, hay un cambio y una migración del alma de este mundo a otro. Ahora bien, si supones que no hay conciencia, sino un sueño como el de quien no es perturbado ni siquiera por los sueños, la muerte será una ganancia indecible… Ahora bien, si la muerte es de tal naturaleza, digo que morir es una ganancia; porque la eternidad es entonces sólo una noche. Pero si la muerte es el viaje a otro lugar, y allí, como dicen los hombres, moran todos los muertos, ¿qué bien, oh amigos y jueces míos, puede ser mayor que éste?…Por lo tanto, oh jueces, tened buen ánimo con respecto a la muerte, y sabed con certeza que ningún mal puede sucederle a un hombre bueno, ni en vida ni después de la muerte.

De El misterioso Tao (Reflexiones de un místico chino, de Chuang Tzu)

Los seis puntos cardinales, que llegan hasta el infinito, están siempre incluidos en el Tao. Una espiga de otoño, en toda su minuciosidad, debe llevar el Tao dentro de sí. No hay nada en la tierra que no suba y baje, pero nunca perece del todo. El Yin y el Yang, y las cuatro estaciones, mantienen su orden. Aparentemente destruido, pero realmente existente; lo material se va, lo inmaterial queda -tal es la ley de la creación, que sobrepasa todo entendimiento. Esto se llama la raíz, de donde se puede obtener una visión de Dios.

De El libro de los márgenes, de Edmond Jabes

Es muy difícil vivir con el silencio. El verdadero silencio es la muerte… Para acercarse a este Silencio, es necesario viajar al desierto. No se va al desierto para encontrar la identidad, sino para perderla, para perder la personalidad, para volverse anónimo. Te quedas sin voz. Te conviertes en silencio. Y entonces ocurre algo extraordinario: oyes hablar al silencio.

De Romeo y Julieta, de William Shakespeare

Dame a mi Romeo; y, cuando muera
Tómalo y recórtalo en estrellitas,
Y haremos la cara del cielo tan fina
Que todo el mundo estará enamorado de la noche,
y no rendirá culto al sol chillón.
Y toda lengua que
Pero el nombre de Romeo habla la elocuencia celestial.

De los muertos por James Joyce

Unas generosas lágrimas llenaron los ojos de Gabriel. Él mismo nunca había sentido eso hacia ninguna mujer, pero sabía que ese sentimiento debía ser amor. Las lágrimas se acumularon más densamente en sus ojos y en la oscuridad parcial imaginó que veía la forma de un hombre joven de pie bajo un árbol que goteaba. Otras formas estaban cerca. Su alma se había acercado a esa región donde habitan las vastas huestes de los muertos. Era consciente, pero no podía aprehender, su existencia caprichosa y vacilante. Su propia identidad se desvanecía en un mundo gris e impalpable: el propio mundo sólido, que estos muertos habían criado y vivido alguna vez, se disolvía y disminuía.

Unos ligeros golpecitos en el cristal le hicieron volverse hacia la ventana. Había empezado a nevar de nuevo. Observó somnoliento los copos, plateados y oscuros, que caían oblicuamente contra la luz de la lámpara. Había llegado el momento de emprender su viaje hacia el oeste. Sí, los periódicos tenían razón: la nieve era general en toda Irlanda. Estaba cayendo en cada parte de la oscura llanura central, en las colinas sin árboles, cayendo suavemente sobre el Bog de Allen y padre hacia el oeste cayendo suavemente en las oscuras olas del Shannon. Estaba cayendo también, sobre cada parte del solitario patio de la iglesia en la colina… Su alma se desmayó lentamente mientras oía la nieve cayendo débilmente a través del universo y cayendo débilmente como el descenso de su último fin, sobre todos los vivos y los muertos.

Sin título (Anne Morrow Lindbergh 16 años después del secuestro y asesinato de su hijo pequeño)

El sufrimiento -por más que se multiplique- es siempre individual. «El dolor es la cosa más individualizante de la tierra», ha escrito Edith Hamilton.
«Es cierto que también es el gran vínculo común, pero esa comprensión sólo llega cuando se acaba. Sufrir es estar solo. Ver sufrir a otro es conocer la barrera que encierra a cada uno de nosotros por sí mismo. Sólo los individuos pueden sufrir.

El sufrimiento es ciertamente individual, pero al mismo tiempo es una experiencia universal. Incluso hay ciertas etapas familiares en el sufrimiento, y pasos familiares, si no idénticos, para llegar a un acuerdo con él, como en la curación de la enfermedad – como, de hecho, en llegar a un acuerdo con la propia muerte. Ver estos pasos en la vida de otra persona puede ser esclarecedor y quizás incluso útil.

Lo que digo no es simplemente el viejo tópico puritano de que «el sufrimiento enseña». Si sólo el sufrimiento enseñara, todo el mundo sería sabio, ya que todos sufren. Al sufrimiento hay que añadirle el duelo, la comprensión, la paciencia, el amor, la apertura y la voluntad de ser vulnerable… Todos estos y otros factores combinados, si las circunstancias son las adecuadas, pueden enseñar y conducir al renacimiento.

Pero no hay una fórmula sencilla, ni una salida rápida, ni un consuelo o una aceptación fácil del sufrimiento. «No hay duda», como escribió Katherine Mansfield, «de superarlo» – «La pequeña barca entra en el oscuro y temible golfo y nuestro único grito es el de escapar – ‘ponme en tierra de nuevo’. Pero es inútil. Nadie escucha. La figura sombría sigue remando. Hay que quedarse quieto y destaparse los ojos».

…El valor es un primer paso, pero no basta con soportar el golpe con valentía. El estoicismo es valiente, pero sólo es un punto intermedio en el largo camino. Es un escudo, permisible sólo por un corto tiempo. Al final, hay que descartar los escudos y permanecer abierto y vulnerable. De lo contrario, el tejido cicatrizado sellará la herida y no habrá crecimiento. Para crecer, para renacer, hay que permanecer vulnerable: abierto al amor, pero también horriblemente abierto a la posibilidad de más sufrimiento.

Parábola sobre la inmortalidad de Henry Van Dyke

Estoy de pie en la orilla del mar. Un barco a mi lado despliega sus velas blancas a la brisa de la mañana y parte hacia el océano azul. Es un objeto de belleza y fuerza. Me quedo mirando hasta que por fin cuelga como una mota de nube blanca justo donde el mar y el cielo bajan para mezclarse. Entonces alguien a mi lado dice: «Ahí va».

¿Se ha ido a dónde? Se ha ido de mi vista… eso es todo. Sigue siendo tan grande en mástil, casco y chispa como cuando se fue de mi lado y tan capaz de llevar su carga de vida hasta el lugar de destino. Su tamaño disminuido está en mí, no en ella. Y justo en el momento en que alguien a mi lado dice: «Allá va», hay otros ojos viéndola venir y otras voces dispuestas a retomar el alegre grito: «¡Allá va!».

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.