Esta pregunta muy recurrente y no es de extrañar ya que el impuesto de sucesiones es de los más pocos conocidos, ya que una persona media lo tiene que liquidar ¿cuánto? cuatro veces durante su vida…

Así que quiero intentar contestar todas las preguntas y aclarar las dudas sobre este impuesto.

¿Qué es el Impuesto de Sucesiones?

El Impuesto de Sucesiones es:

Un tributo estatal directo, progresivo y subjetivo o personal, que grava la transmisión de bienes y derechos mortis causa (es decir, a causa de muerte) y a título gratuito.

En otras palabras, este es el impuesto que debes pagar al recibir una herencia, independientemente de si existe o no testamento.

El mismo está regulado por la Ley 29/1987 de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, cuya competencia es cedida a la normativa de cada Comunidad Autónoma de España.

Ámbito de aplicación:

Este impuesto es aplicable en todo el territorio nacional, a pesar de que cada autonomía posee competencias en materia legislativa y recaudatoria.

Es importante destacar que el Impuesto de Sucesiones (como te dije en líneas anteriores) es un impuesto progresivo (así como el IRPF) en el que quien hereda más debe pagar más.

El gravamen general va desde un 7,65% hasta un 34%, aplicándose posteriormente las bonificaciones que corresponden según la Comunidad Autónoma.

¿Dónde se paga el Impuesto de Sucesiones?

Debido a que cada Comunidad Autónoma tiene sus propias normativas, el Impuesto de Sucesiones debe ser liquidado en cada Comunidad Autónoma, de lo contrario este pago quedará sin efectos liberatorios.

📌El impuesto de sucesiones se paga en la Comunidad Autónoma donde residia la persona fallecida

Hay algunas Comunidades Autónomas en las que apenas se paga una cantidad mínima por dicho impuesto, mientras que en otras la cantidad a pagar es elevada.

Por ejemplo, en 2020 en estas comunidades no se pagó Impuesto de Sucesiones (o se pagó poco): Extremadura, Murcia, Castilla-La Mancha, Cantabria, Asturias, Baleares, entre otras.

En otros territorios los contribuyentes no pagan si la herencia supera ciertos límites de la base imponible, como por ejemplo Aragón (le es reducido un 100% a los herederos menores de edad, con un máximo de 3.000.000 de euros).

Cataluña por su parte, tiene una regulación desde 99% hasta un 20%, inversamente proporcional a la base imponible, mientras que en la Comunidad Valenciana la bonificación es de 75%.

Dónde pagar el Impuesto de Sucesiones. Lo que dice la Ley

El criterio que aplica para la determinación del lugar a pagar el Impuesto de Sucesiones es el que prevé el artículo 28 de la Ley 22/2009, de 18 de diciembre.

En el mismo queda claro que el criterio a tenerse en cuenta para el pago de este impuesto es la residencia habitual del fallecido.

Pero, ¿Cuándo se considera que una persona física es residente habitual?

Las personas físicas que residen en territorio español son consideradas como residentes habituales, y por lo tanto, son residentes habituales en el territorio de una Comunidad Autónoma.

Una persona física permanece en el territorio de una Comunidad Autónoma si su vivienda habitual radica allí, así lo establece la normativa reguladora del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las personas físicas).

En caso de no ser posible determinar la residencia habitual, se considera que una persona es residente en una comunidad Autónoma donde esta persona posea su principal centro de intereses, es decir: el territorio dónde obtiene la mayor parte de la base imponible del IRPF. Estos criterios se toman en cuenta para determinar la residencia habitual del causante.

Para explicarte mejor

En el derecho común se entiende por residencia habitual aquella en la cual la persona ha vivido la mayor cantidad de días durante los últimos 5 años antes de su fallecimiento (con excepción de Navarra y País Vasco, que es suficiente un año).

📌La «Residencia habitual» es el lugar donde la persona vivió los últimos 5 años de su vida.

Por ejemplo, si al momento de producirse la muerte del causante el heredero reside habitualmente en Madrid y el fallecido en Valladolid, este tributo debe ser liquidado en Castilla y León.

¿Dónde se paga el Impuesto de Sucesiones si el fallecido residía en el exterior?

Si el causante residía fuera de España el impuesto debe pagarse al Estado, no a la Comunidad Autónoma de residencia, igualmente aplica para el heredero.

Si este reside fuera del territorio español, debe pagar su cuota tributaria solamente por el Patrimonio situado en España, aplicándose la normativa subsidiaria estatal y el  rendimiento se le atribuye de igual manera al Estado Español.

¿Quién debe pagar el Impuesto de Sucesiones?

Este impuesto debe ser abonado obligatoriamente por los beneficiarios (herederos legítimos o causahabientes).

En caso de que un heredero renuncie a la herencia en documento público, no está obligado a realizar este pago porque no recibe los bienes.

¿Cuál es el plazo para abonar este impuesto?

Los herederos tienen un lapso de seis meses para pagar este impuesto, contados desde el momento del fallecimiento del causante.

Sin embargo, es posible su prórroga por seis meses más (siempre y cuando se solicite dentro de los 5 primeros meses).

Recomendaciones

Sabemos que las personas suelen tener muchas dudas con relación al tema del pago de impuestos sucesorios.

Si este es tu caso, es decir, si recibiste una herencia debes solicitar la asesoría de un abogado.

Pero no te preocupes, para eso estamos nosotros: somos abogados especialistas en herencias,  ¡Contáctanos de inmediato!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.